La Ciudad de Puebla se ubica en un valle llamado Cuetlaxcoapan, en el centro de tres volcanes: la Malinche, Popocatépetl e Ixtaccíhuatl. Fundada en 1531, supone sus orígenes en la intención de crear una villa exclusiva para españoles. Se dice que la reina de España Doña Isabel de Portugal le puso el título de “la Ciudad de los Ángeles” debido a la perfección de sus trazos y caminos.

Ha sido declarada como patrimonio mundial de la UNESCO debido a que ha conservado sus grandes edificios religiosos, cuyo valor arquitectónico es incalculable. Por ejemplo, la Catedral del Centro Histórico de Puebla, cuyas torres alcanzan la altura de 73 metros, la Capilla del Rosario (considerada hace unos siglos como la octava maravilla del mundo), el templo de la Compañía de Jesús, edificado hacia 1767 y el de San Francisco con su torre de dos niveles.

También es de mencionarse el antiguo Seminario Tridentino, cuya Biblioteca Palafoxiana tiene una estantería de madera de cedro de 1773; la casa de los muñecos, en cuya fachada hay 16 figuras semidesnudas, y la casa de Alfeñique, con una decoración de argamasa blanca que asemeja los dulces tradicionales llamados alfeñiques.

El Centro Histórico de Puebla es un lugar que no debes perderte cuando visites la ciudad. ¡Conócelo!